Un trasplante de córnea consiste en la sustitución del tejido corneal dañado o opacificado por un tejido en buen estado para que el paciente pueda recuperar la transparencia y vista.


Los pacientes que necesitan este tratamiento ven de forma borrosa, la mayoría lo podría definir como mirar a través de un vidrio entelado, el cual no permite ver de forma definida y clara.


Un paciente deberá llevar una revisión estricta con un médico calificado que revise de forma detallada las consecuencias y causas por las cuales se pierde la visión o transparencia del ojo.


Entre las causas más comunes se encuentra la cicatriz post úlcera, traumatismo, distrofia, degeneración corneal ectasia o de depósito.


Este procedimiento normalmente se realiza con anestesia local y sin necesidad de quedar internado. Durante la cirugía, el especialista retira la parte central de la córnea opacificado y sutura la parte de córnea sana.


Hay tres modalidades de trasplante de córnea:

Queratoplastia anterior

En este tipo de cirugía se trasplantan las dos capas anteriores

Queratoplastia endotelial

Este tipo de modalidad solo se trasplanta la capa interna

Queratoplastia penetrante

 La última modalidad, es la opción ideal para pacientes que necesitan un trasplante de todo el grosor de la córnea.


Visita a tu doctor de forma regular para que puedas recibir el tratamiento adecuado dependiendo del avance o enfermedad ocular.